Etiqueta: cantante

El ABC de la técnica vocal moderna para cantar bien

La técnica vocal corresponde a la parte de preparación física del cantante; a la coordinación del funcionamiento natural de la voz, por medio de la cual se adquiere la habilidad de cantar cómodamente en amplios intervalos, se corrigen defectos vocales y se homogeniza la voz en todos sus registros.

El entrenamiento vocal te puede permitir producir un sonido acústicamente más eficiente, en términos de utilizar el consumo mínimo de energía para que la intensidad sonora resultante sea mayor y, así, llenar un espacio físico grande o sobresalir del acompañamiento de los instrumentos musicales, sin la necesidad de una amplificación artificial.

La facilidad, potencia, ductilidad y calidad sonora de tu voz, son producidas por determinados y específicos movimientos musculares de los órganos implicados en la emisión, por lo que es muy importante revisar los siguientes aspectos:

A. Tu postura corporal

Es esencial que adquieras una buena postura corporal, ya que está directamente relacionada con la emisión de la voz. Es común que en las clases de técnica se tenga a mano un espejo donde puedes observar los cambios en tu postura del cuerpo. La postura correcta habla por sí misma, ya que puedes mejorar bastante tu entrada de aliento en una postura correcta, y por consiguiente cantarás mejor [Roe, 1970].

¿Cuál es la postura correcta?

En el canto se habla de una postura “noble” que significa erguida, bien apoyada en el suelo, pero sin tensiones innecesarias [Collins, 1999].

Para que comiences a practicar, te recomiendo poner especial atención en las siguientes partes del cuerpo:

  • Pies. Distribuye el peso de tu cuerpo equitativamente en los talones de los pies, que deben estar bien apoyados en el piso y tener una separación entre sí, de la misma proporción que el ancho de tus hombros.
  • Rodillas. Jamás debes juntarlas.
  • Abdomen. La parte alta del abdomen, donde se encuentra el diafragma, por debajo de las costillas, donde termina el esternón, debe ser un área que mantengas flexible y pueda responder suavemente al ciclo de la respiración.
  • Tórax. Debes estar erguido, pero no tenso.
  • Hombros. Hacia atrás, hacia abajo y relajados.
  • Cuello. No debes acumular ninguna tensión en todo el perímetro de tu cuello.
  • Brazos y manos. Relajados, a los lados del cuerpo.

Otro factor que puede interesarte, derivado de la postura corporal, es la interacción que existe entre tu público y tú, en el momento de presentarte. Actualmente, se han incorporado conocimientos de distintas técnicas específicas, como la técnica Alexander [Heirich, 2005] o el método Feldenkrais [Blades-Zeller, 2002], que tratan más de la correcta utilización del cuerpo en movimiento que de una postura en concreto.

Una buena capacidad de introspección y experiencia escénica te serán útiles para pormenorizar las sensaciones que experimentas con tu canto [Ferrer, 2008].

 B. Tu respiración

Existen dos factores que debes considerar de tu respiración al cantar: la dirección y el control del aire [Roe, 1970].

La columna de aire es elevada por medio de la presión hiperbárica pulmonar en dirección hacia el cráneo [Ferrer, 2008].

Durante la entrada de aire, los músculos abdominales están relajados y el tórax se expande; cuando al cantar una frase vas consumiendo tu suministro de aire, el contorno de la caja torácica no debe moverse bruscamente, hasta que consumes todo el aire.

La inspiración nasal o bucal (entrada de aire por la nariz o boca) debe ser profunda, suave y silenciosa.

En la espiración (salida de aire pero con voz), tienes que saber distribuir el aire inspirado por medio de una dosificación precisa, ya que si dejas escapar demasiado aire, la presión espiratoria (la fuerza del aire contenido en los pulmones) que actúa sobre las cuerdas vocales será grande y elevará la altura del sonido, lo que provocará que te desafines y, además, fatigarás tus cuerdas vocales por la acción brusca de la apertura de la glotis, llamada “golpe de glotis”. De igual manera, si la presión espiratoria es débil, disminuye la altura del sonido, afectando tu entonación exacta.

La presión espiratoria influye en la intensidad, la entonación, la duración y el vibrato del sonido emitido.

C. Tu emisión de voz

La emisión de voz comienza cuando el aire de tus pulmones pasa a través de tu laringe en donde se encuentran los pliegues vocales (cuerdas vocales) y que al cerrarse producen sonido. Dependiendo de la frecuencia con la que vibren se determinará el tono o nota musical.

El comienzo del sonido, como resultado de un conjunto de movimientos naturales de las cuerdas vocales -aducción, tensión, presión espiratoria y oscilaciones vibratorias-, se controla a través de la correcta respiración y por la postura corporal adecuada, sin tensiones musculares innecesarias [Cornut, 1985].

Se busca una emisión fisiológicamente natural, cómoda, sin esfuerzo.

Debes tener una sensación muy precisa del punto de emisión y mantenerte constante en esa colocación y estabilidad laríngea.

Según Ferrer, la coordinación perfecta entre el aire que llena los pulmones y la ligera retención del aire que precede al inicio de la actividad de las cuerdas, se percibe como un pequeño chasquido (oclusión), y corresponde a la correcta emisión de la voz. Si se mantiene la voz en ese punto, permite, con la práctica, la emisión del sonido sin alteraciones, desde un pianissimo hasta un forte y viceversa [Ferrer, 2008].


Además de dichos aspectos básicos, también es indispensable al cantar:

D. Lograr que tu voz sea homogénea

Cuando la voz se traslada de un registro a otro, las cuerdas vocales cambian de espesor, longitud y tensión; también cambia el lugar clave de resonancia. Por lo tanto, tienes que hacer un cambio en la emisión.

Las notas musicales donde se percibe claramente ese cambio, se llaman notas de paso, que exigen un estudio especial para cada quién, ya que con el entrenamiento se vuelven menos perceptibles. Cuando a través de la práctica, logras suavizar, emparejar o fusionar el paso a través de los registros, se dice que la voz es homogénea, pues aparentemente no se perciben cambios en la emisión vocal.

La preparación indispensable para lograr efectuar el pasaje de la voz, es el acto del bostezo (abertura relajada de la mandíbula), ya que en él existe una sincronización entre el movimiento de descenso laríngeo y el de la elevación del paladar [Ferrer, 2008].

E. Cuidar tu articulación y pronunciación

La correcta dicción, integrada por estos dos aspectos, proporciona la estética de la palabra cantada hacia la interpretación. La articulación entonada del lenguaje y la resonancia, se condicionan y complementan. Es necesario que tengas claridad en la proyección de las palabras, por lo que deberás articularlas siempre adelante y los labios deben estar muy activos, lo que permite la comprensión –de quienes te escuchan- del texto cantado [Cornut, 1985].

Es importante que los sonidos emitidos por la laringe no sean modificados en su calidad por alteraciones debidas a las consonantes [Ferrer, 2008].

La postura de la mandíbula debe ser siempre relajada, tanto en vocales como en consonantes. Cuando los cantantes abren la boca de manera normal, los movimientos de mandíbula deben ser hacia abajo y atrás, suavemente. De otra manera, si la mandíbula es empujada hacia fuera o a un lado, los músculos implicados en su operación se tensarán y el mecanismo de la articulación no funcionará correctamente [Roe, 1970]. Es esencial, por lo tanto, que permitas a tu mandíbula balancearse con facilidad extrema.

Para mejorar la articulación de los sonidos vocales en tu canto, es recomendable elevar -en lo posible- la parte posterior de la lengua, con el fin de aproximarla a los molares superiores.

Cada persona posee una voz especial, un timbre individual, en esencia determinado por la constitución y características físicas del propio aparato vocal. Este hecho es de suma importancia en el desarrollo y el estudio de la técnica, pues otorga a cada alumno posibilidades muy particulares. Es por ello que, los principios y fundamentos de la técnica vocal son los mismos en general, pero el profesor debe adaptar su enseñanza a cada alumno en particular.


Bibliografía:

Bunch, Meribeth. Dynamics of the singing voice. Springer. Viena, 1997.

Collins, Don L. Teaching Choral Music. Prentice Hall, 1999.

Cornut, Guy. La voz. Fondo de Cultura Económica. México, 1985.

Ferrer, Joan S. Teoría, anatomía y práctica del canto. Herder. España, 2008.

Heirich, Jane. Voice and the Alexander Technique. Mornum Time Press, 2005.

Roe, Paul F. Choral Music Education. Prentice Hall, 1970.

Características de una voz «bella» según los científicos del canto

Los estudios científicos de las características de la voz cantada son más numerosos en lo que se refiere a aspectos acústicos. Los estudios que fomentan las bases de este tipo de investigaciones son los publicados por Sundberg (1987), Bloothooft y Plomp (1988), Benade (1990), entre otros.

Es en 1994 cuando Sundberg publica un trabajo sobre los aspectos perceptuales del canto. Comienzan a surgir a la par estudios como el de Robinson, Bounous y Bailey (1994) o el de Omori et al. (1996) y otros estudios derivados donde los investigadores muestran su interés en indagar sobre los elementos que convergen en la evaluación de la calidad de voz.

¿Qué tan importante es el movimiento de los labios al cantar?

Seguro te has encontrado con algún profesor de canto que da mucho énfasis al movimiento de los labios para mejorar la articulación al cantar. Debo confesar que yo era uno de ellos.

Y digo «era» porque desde que entendí cómo funciona la formación de los sonidos en nuestro instrumento musical que es la voz, le doy menos importancia al movimiento de los labios y así se lo enseño a mis alumnos.

Por eso, hoy quiero transmitirte este conocimiento, para que puedas tener la información necesaria y sepas cuál es la importancia real del movimiento de los labios al cantar.

¿Se puede medir con tecnología la calidad de voz en el canto?

Una evaluación confiable de la voz en el canto, requiere que la «calidad» describa atributos y medidas válidas de excelencia vocal. A pesar de los avances de la ciencia en el campo de la voz cantada, la pedagogía aún se fía de coloridos y a veces contradictorios requerimientos en la producción de la voz.

En el campo científico del canto, se necesita mucha más investigación aplicada de métodos que relacionen grados perceptivos con medidas de calidad vocal. Es decir, trabajar sobre cómo se percibe la voz de calidad por escuchas expertos, determinar parámetros acústicos que se pueden medir en una señal digital de la voz y establecer el grado de relación que existe entre ambos aspectos.

Dicho tipo de investigación conducirá al desarrollo de instrumentos o herramientas para complementar la evaluación subjetiva del profesor en el progreso de sus alumnos de canto. Puede ser útil para cualquier cantante que desea verificar objetivamente su desempeño. También puede ayudar a documentar la eficacia de las mediaciones pedagógicas o médicas en los tratamientos de voz.

Además, las conclusiones de ese tipo de investigaciones podrían llevar a acuerdos o acercamientos entre la terminología utilizada por clínicos y científicos de la voz por un lado y los pedagogos y cantantes del otro.

Existen varios atributos de la voz en el canto que denotan elementos de «buena» o deseable producción vocal, que son generalmente percibidos y apobados por expertos de evaluación de voz y que se pueden definir objetivamente por análisis acústico. Hablaremos de cuatro en específico: vibrato, resonancia, color y claridad.

Dichos elementos o atributos de la voz, son considerados por Ekholm et al (1998). Sin embargo, en su estudio se menciona que este acercamiento no es nuevo, ya que, desde la década de 1920 algunos estudiosos de la voz, en concreto C.E. Seashore y después H. Seashore, midieron un número de parámetros acústicos en una tentativa de explicar el canto artístico cuantitativamente.

También, en la década de 1930, Bartholomew hizo un informe de los atributos característicos de la «buena calidad de voz» en cantantes profesionales. Desde entonces, los investigadores han detectado algunos aspectos fisiológicos y perceptuales de producción vocal determinantes de la calidad, como la «formante del cantante», el vibrato y los registros vocales.

Vibrato

Perceptualmente, existe una preferencia por la escucha del vibrato en la voz. Un vibrato controlado, manejado por el cantante a voluntad.

Las mediciones acústicas que se han realizado sobre el vibrato en el canto clásico occidental reportan una ondulación siempre presente de la frecuencia fundamental de aproximadamente 5-7 ciclos por segundo, con una variación de extensión de más-menos un semitono.

También se ha registrado que con la participación emocional, la medida de vibrato aumenta a más de 6 ciclos por segundo, a menudo característica de cantantes de ópera internacionalmente aclamados.

Resonancia

Perceptualmente, se refiere a la proyección de voz del cantante. Esto es una característica importante de los cantantes barítonos, tenores y contraltos, que acústicamente se benefician de la agrupación de altas resonancias vocales (3ra, 4ta y 5ta formantes) y de la energía espectral resultante.

Color

Perceptualmente, ha sido descrito en muchos otros términos como «riqueza», «plenitud», «redondez», «oscuridad vocal» o «calidez». El timbre de voz que carece de este elemento a menudo se describe como «delgado», «blanco», «chillante» o «light».

La correlación acústica de la voz con color se caracteriza por un refuerzo de la frecuencia fundamental y los parciales más bajos en el espectro de la señal de voz.

Claridad

Acústicamente, se refiere al grado de ruido no-armónico en el tono vocal.

Cuando el nivel de ruido no-armónico es alto, la voz se percibe con un «empañamiento» o  con «aspereza».

Diversas investigaciones coinciden en que los parámetros acústicos que afectan la percepción de la calidad de voz no son independientes unos de otros en una fonación dada y puede ser difícil aislarlos perceptualmente.

Lo más importante a considerar aquí, es que la impresión de los expertos en general, de la calidad de voz, está bajo la influencia de la interacción de los parámetros acústicos. En algunas investigaciones, la fuerza o la debilidad de un parámetro causa un respectivo aumento o descenso de todos los índices de todos los criterios perceptuales, incluyendo aquellos normalmente no asociados con dicho parámetro.

Por ejemplo, segmentos de voz cantada que carecen de vibrato han sido calificados como de baja calidad vocal. Asimismo, segmentos con alta energía en el intervalo de formante del cantante reciben posiciones más altas en todos los criterios y se perciben de mayor calidad vocal. Además el criterio de «exactitud en la entonación» es inevitablemente vinculado a la calidad de voz y típicamente no es considerado por los expertos como sólo un elemento de ejecución técnica.

Por lo tanto, acústicamente, las altas normas de calidad de voz demandan para un cantante, sobretodo en el ámbito de la tradición occidental de ópera: entonación exacta, vibrato sostenido en todas las partes de la fonación con extensión y frecuencia bien equilibradas, una formante del cantante bien desarrollada, propia de la clasificación del cantante y una voz con bajo contenido de ruido, es decir, clara.

Todos esos aspectos son cuantificables, medibles, a través de las computadoras. ¿Te imaginas que un programa de computadora te diga si cantas bien? ¿cuánto te ayudaría eso en tu desempeño como cantante? A mi parecer es una herramienta más digna y veraz que utilizar programas de cómputo para modificar una voz grabada y hacerla parecer como no lo es en realidad ¿no lo crees?.

Conoce Evocanto, un software que te ayuda a visualizar tu desempeño como cantante en medidas acústicas de tu voz.