Formantes

Son frecuencias que se enfatizan debido a concentraciones de energía en el tracto vocal, provocadas por los órganos articulatorios que actúan como resonadores.

Las formantes se pueden observar en un espectrograma como los picos que se presentan en la envolvente espectral de la señal de voz.

Las frecuencias formantes más significativas del tracto vocal, en cuanto a la acústica de la voz hablada y cantada, son las primeras cinco (F1, F2, F3, F4 y F5). Dependiendo de la relación que se establezca entre las diversas formantes, es que se percibe un determinado timbre de voz o calidad vocal.

Las dos primeras formantes (F1 y F2) permiten la identificación de las vocales. Las formantes agudas (F3, F4, F5) determinan el color de la voz.

En las vocales, la primera formante (F1) controla la amplitud del sonido y depende de la forma de la cavidad faríngea: cuanto más estrecha, mayor frecuencia y viceversa. La segunda formante (F2) controla la inteligibilidad del sonido y se supedita a la posición de la lengua: si esta se eleva en la parte anterior, la frecuencia subirá en relación directa con la altura y la anterioridad alcanzadas por la lengua; si es en la parte posterior, la frecuencia descenderá en relación inversa con la altura de la lengua. La tercera formante (F3) está relacionada con la acción de los labios. Su valor en frecuencia es más alto si éstos están estirados y más bajo si están redondeados. Las formantes F4 y F5 varían con la anchura y longitud del tracto vocal; cuanto más corto y estrecho el tracto, más agudas serán estas formantes.

« Back to Glossary Index

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *