¿De qué depende la expresión de emociones en el canto? Revisión de estudios científicos

Los trabajos de investigación que han indagado sobre la relación entre la expresión emocional y los parámetros musicales que están detrás de ello, se enfocan principalmente en las emociones que el artista intenta comunicar al oyente. También hacen una distinción entre los aspectos compositivos (tono, ritmo, melodía y armonía) y los aspectos de performance musical, tales como velocidad, articulación y dinámica. 

Estudios de Sundberg.

En 1982 y 1987, Johan Sundberg publicó estudios donde explica que existe una relación estrecha entre la expresión de las emociones en la voz y los ademanes o gestos. Afirma que la forma en que se utilizan los órganos vocales, articulatorios y fonatorios, determinan el contenido emocional de la voz.

En el caso de la voz en el canto, Sundberg aclara que el contenido principal de emoción es dado por características musicales que fueron determinadas previamente por el compositor, tales como la entonación, la cual está presente a un nivel «macro» en la obra musical; sin embargo, el cantante añade su contenido emocional a la voz cantada a un nivel «micro», es decir, en pequeños detalles que se manifiestan en el contorno de la frecuencia de fonación y que pueden ser estudiados acústicamente.

En 1989, Sundberg junto con Friberg y Frydén publicaron el desarrollo de un sistema de análisis por síntesis para determinar el contenido expresivo en el performance musical de música instrumental. Con este trabajo demostraron que la expresividad emocional puede derivarse directamente de elementos estructurales de la partitura, pues aunque no contiene ninguna información emocional, cambiando de forma adecuada valores de tiempo e intensidad se pueden reproducir diferentes emociones.

En 1994, Sundberg, Iwarsson y Hagegard publicaron un trabajo de investigación donde compararon versiones de ejemplos musicales cantados por un barítono en las formas «neutral» y «expresiva». En la forma «expresiva» encontraron grandes modulaciones de la frecuencia fundamental en segmentos de consonantes y algunas veces esto iba acompañado de una baja en las frecuencias formantes de las vocales.

En el año 2000, Sundberg menciona que existen grandes similitudes entre los medios de expresión utilizados en el habla y el canto; que en ambos se cumplen determinadas reglas de agrupamiento y diferenciación (de frases y subfrases), que tienen que ver con la velocidad en el inicio y final de cada frase.

Estudios de Scherer.

En 1977, Scherer y Oschinsky estudiaron la importancia de la modulación de amplitud, el tiempo, el contenido armónico, la tonalidad, el ritmo, el contorno melódico y la variación del tono en la atribución de emociones en secuencias de sonido parecidas a una oración y pequeñas melodías. Según sus resultados, las medidas más importantes para atribuir un contenido emotivo son el tiempo y el contenido armónico.

En el año de 1986, Scherer publicó una investigación donde explica que el estado de tensión de los músculos de la laringe es afectado directamente por las respuestas emocionales que derivan de los acontecimientos del individuo. Estos estados de tensión aparecen en el sujeto independientemente si decide hablar o no.

En los años de 1985 y 2009, Scherer publicó articulos sobre su Modelo de Proceso Componente (CPM), el cual genera varias predicciones específicas de los efectos de componentes de emoción diferentes según expresiones vocales, a partir de la teoría de las emociones vocales. Menciona que los objetivos de la producción de voz son determinados por modelos acústicos de la señal proscritos por normas sociales y culturales.

En el 2011, Scherer, Sundberg y otros colaboradores, publicaron un trabajo que demuestra cómo las características de la fuente de voz influyen en la expresión de emociones. Su análisis reveló tres componentes que explican variaciones acústicas de la fuente de voz debido a la emoción, que son «tensión», «perturbación», y “frecuencia”.

 

Estudios de Juslin.

En una investigación publicada por Juslin en el año 2000, se describe la utilización de parámetros acústicos en la comunicación de emociones a los oyentes, en el performance musical de tres melodías interpretadas por guitarristas profesionales. Ellos debían comunicar enojo, tristeza, felicidad y miedo. Los parámetros acústicos que fueron analizados (tiempo, frecuencias espectrales, nivel sonoro, articulación y la variabilidad en la articulación), se sometieron a la opinión de jueces para su clasificación. Concluyó que la intención expresiva del ejecutante tuvo efectos considerables en las señales acústicas de los performances y que dichas señales tuvieron efectos considerables en los juicios del oyente acerca de la expresión emocional.

Las publicaciones hechas en los años 2003 y 2013 corresponden a exhaustivas revisiones de los estudios publicados por otros autores sobre la expresión vocal y el performance musical, para verificar si existe realmente una relación entre la expresión vocal de emociones y la expresión musical de emociones. Después de realizar comparaciones y determinar el «estado del arte», revelaron similitudes entre ellas, tales como la exactitud con la cual distintas emociones se comunican a los oyentes y el uso de patrones específicos de señales acústicas para comunicar cada emoción. Los patrones son consecuentes con las predicciones teóricas de Scherer (1986).

En el 2002, Juslin, Friberg y Bresin publicaron un trabajo donde generaron un modelo computacional de expresividad en el performance musical. El modelo es llamado GERM y sus objetivos principales fueron describir las principales fuentes de la variabilidad en el performance musical. Implementaron una versión preliminar del modelo a partir de síntesis de performances musicales.

 

Referencias.

Friberg, A.; Sundberg, J. & Frydén, L. (1989). Preferred quantities of expressive variation in music performance. STL-QPSR Journal, vol. 30, no. 4, pp. 53-62.

Friberg, A.; Bresin, R. & Sundberg, J. (2006) Overview of the KTH rule system for musical performance. Advances in Congnitive Psichology. Vol. 2, no. 2-3, pp. 145-161.

Gabrielsson, A. & Juslin, P. (1996) Emocional expression in music performance: Between the performer’s intention and the listener’s experience. Psychology of Music. Vol. 24, no. 1, pp. 68-91.

Goebl, W.; Dixon, S.; De Poli, G.; Friberg, A.; Bresin, R. & Widmer, G. (2008). Sense in Expressive Music Performance: Data Acquisition, Computational Studies, and Models. In P. Polotti & D. Rocchesso (Eds.), Sound to Sense – Sense to Sound: A State of the Art in Sound and Music Computing. Berlin: Logos. pp 195 – 242.

Juslin, P. N., & Laukka, P. (2001). Impact of intended emotion intensity on cue utilization and decoding accuracy in vocal expression of emotion. Emotion, Vol. 1, pp. 381-412.

Juslin, P.N.; Friberg, A. & Bresin, R. (2001).Toward a computational model of expression in music performance: The GERM model. Musicæ Scientiæ: The Journal of the European Society for the Cognitive Sciences of Music. 01/02 Special issue. pp. 63-122.

Juslin, P.N. & Laukka, P. (2003) Communication of Emotions in Vocal Expression and Music Performance: Different Channels, Same Code? Psychological Bulletin, Vol. 129, No. 5, pp. 770–814.

Juslin, P.N. (2013). What does music express? Basic emotions and beyond. Frontiers in Psychology | EmotionScience. Vol. 4, article 596. 14 p.

Patel, S.; Scherer, K.; Björkner, E. & Sundberg, J. (2011). Mapping emotions into acoustic space: The role of voice production. Biological Psychology vol. 87. pp. 93–98.

Scherer, K. R. (1995). Expression of Emotion in Voice and Music. Journal of Voice. Vol. 9, No. 3, pp. 235-248.

Siegwart, H. & Scherer. K.R. (1995). Acoustic Concomitants of Emotional Expression in Operatic Singing: The Case of Lucia in Ardi gli incensi. Journal of Voice, Vol. 9, No. 3, pp. 249-260.

Sundberg, J.; Friberg, A. and Bresin, R. (2003). Attempts to Reproduce a Pianist’s Expressive Timing with Director Musices Performance Rules. Journal of New Music Research 2003, Vol. 32, No. 3, pp. 317–325.

Sundberg, J. (1982). Speech, Song, and Emotions. In M. Clynes, editor, Music, Mind and Brain: The Neuropsychology of Music. Plenum Press. Cap. VII, pp. 137 – 149.

Sundberg, J. (1989). Speech, Song and Emotions. In The Science of the Singing Voice. Northern Illinois Univ. Cap. 7, pp. 146 – 156.

Sundberg, J.; Iwarsson, J. & Hagegard, H. (1994). A singer’s expression of emotions in sung performance. STL-QPSR Journal. Vol. 35, no. 2-3, pp. 81-92.

Sundberg, J. (1998). Expressivity in singing. A review of some recent investigations. Log Phon Vocol, vol. 23, pp. 121–127.

Sundberg, J. (2000) Emotive Transforms. Phonetica, No. 57, pp. 95 – 112.

Sundberg, J.; Patel, S.; Björkner, E. & Scherer, K. (2011). Interdependencies among Voice Source Parameters in Emotional Speech. IEEE Transactions on affective computing, Vol. 2, no. 3. July – September 2011.

 

6 comentarios

  1. Luis Martínez dice:

    Gracias por esta publicación, su contenido es muy interesante. Las referencias son muy útiles para extender el conocimiento en el tema.

  2. Sofia dice:

    Muchisimas gracias. Soy performer y estoy investigando para mi tesis y este articulo me ha resultado de mucha utilidad.

  3. Osvaldo Hernandez dice:

    Muchas gracias, Con un compañero conversábamos respecto del tema y google nos llevó a este excelente artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *