¿Cómo se mide con tecnología la calidad de voz en el canto?

¿Cómo se mide con tecnología la calidad de voz en el canto?

Una evaluación confiable de la voz en el canto, requiere que la “calidad” describa atributos y medidas válidas de excelencia vocal. A pesar de los avances de la ciencia en el campo de la voz cantada, la pedagogía aún se fía de coloridos y a veces contradictorios requerimientos en la producción de la voz.

En el campo científico del canto, se necesita mucha más investigación aplicada de métodos que relacionen grados perceptivos con medidas de calidad vocal. Es decir, trabajar sobre cómo se percibe la voz de calidad por escuchas expertos, determinar parámetros acústicos que se pueden medir en una señal digital de la voz y establecer el grado de relación que existe entre ambos aspectos.

Dicho tipo de investigación conducirá al desarrollo de instrumentos o herramientas para complementar la evaluación subjetiva del profesor en el progreso de sus alumnos de canto. Puede ser útil para cualquier cantante que desea verificar objetivamente su desempeño. También puede ayudar a documentar la eficacia de las mediaciones pedagógicas o médicas en los tratamientos de voz.

Además, las conclusiones de ese tipo de investigaciones podrían llevar a acuerdos o acercamientos entre la terminología utilizada por clínicos y científicos de la voz por un lado y los pedagogos y cantantes del otro.

Existen varios atributos de la voz en el canto que denotan elementos de “buena” o deseable producción vocal, que son generalmente percibidos y apobados por expertos de evaluación de voz y que se pueden definir objetivamente por análisis acústico. Hablaremos de cuatro en específico: vibrato, resonancia, color y claridad.

Dichos elementos o atributos de la voz, son considerados por Ekholm et al (1998). Sin embargo, en su estudio se menciona que este acercamiento no es nuevo, ya que, desde la década de 1920 algunos estudiosos de la voz, en concreto C.E. Seashore y después H. Seashore, midieron un número de parámetros acústicos en una tentativa de explicar el canto artístico cuantitativamente.

También, en la década de 1930, Bartholomew hizo un informe de los atributos característicos de la “buena calidad de voz” en cantantes profesionales. Desde entonces, los investigadores han detectado algunos aspectos fisiológicos y perceptuales de producción vocal determinantes de la calidad, como la “formante del cantante”, el vibrato y los registros vocales.

Vibrato

Perceptualmente, existe una preferencia por la escucha del vibrato en la voz. Un vibrato controlado, manejado por el cantante a voluntad.

Las mediciones acústicas que se han realizado sobre el vibrato en el canto clásico occidental reportan una ondulación siempre presente de la frecuencia fundamental de aproximadamente 5-7 ciclos por segundo, con una variación de extensión de más-menos un semitono.

También se ha registrado que con la participación emocional, la medida de vibrato aumenta a más de 6 ciclos por segundo, a menudo característica de cantantes de ópera internacionalmente aclamados.

Resonancia

Perceptualmente, se refiere a la proyección de voz del cantante. Esto es una característica importante de los cantantes barítonos, tenores y contraltos, que acústicamente se benefician de la agrupación de altas resonancias vocales (3ra, 4ta y 5ta formantes) y de la energía espectral resultante.

Color

Perceptualmente, ha sido descrito en muchos otros términos como “riqueza”, “plenitud”, “redondez”, “oscuridad vocal” o “calidez”. El timbre de voz que carece de este elemento a menudo se describe como “delgado”, “blanco”, “chillante” o “light”.

La correlación acústica de la voz con color se caracteriza por un refuerzo de la frecuencia fundamental y los parciales más bajos en el espectro de la señal de voz.

Claridad

Acústicamente, se refiere al grado de ruido no-armónico en el tono vocal.

Cuando el nivel de ruido no-armónico es alto, la voz se percibe con un “empañamiento” o  con “aspereza”.

 

Diversas investigaciones coinciden en que los parámetros acústicos que afectan la percepción de la calidad de voz no son independientes unos de otros en una fonación dada y puede ser difícil aislarlos perceptualmente.

Lo más importante a considerar aquí, es que la impresión de los expertos en general, de la calidad de voz, está bajo la influencia de la interacción de los parámetros acústicos. En algunas investigaciones, la fuerza o la debilidad de un parámetro causa un respectivo aumento o descenso de todos los índices de todos los criterios perceptuales, incluyendo aquellos normalmente no asociados con dicho parámetro.

Por ejemplo, segmentos de voz cantada que carecen de vibrato han sido calificados como de baja calidad vocal. Asimismo, segmentos con alta energía en el intervalo de formante del cantante reciben posiciones más altas en todos los criterios y se perciben de mayor calidad vocal. Además el criterio de “exactitud en la entonación” es inevitablemente vinculado a la calidad de voz y típicamente no es considerado por los expertos como sólo un elemento de ejecución técnica.

Por lo tanto, acústicamente, las altas normas de calidad de voz demandan para un cantante, sobretodo en el ámbito de la tradición occidental de ópera: entonación exacta, vibrato sostenido en todas las partes de la fonación con extensión y frecuencia bien equilibradas, una formante del cantante bien desarrollada, propia de la clasificación del cantante y una voz con bajo contenido de ruido, es decir, clara.

Todos esos aspectos son cuantificables, medibles, a través de las computadoras. ¿Te imaginas que un programa de computadora te diga si cantas bien? ¿cuánto te ayudaría eso en tu desempeño como cantante? A mi parecer es una herramienta más digna y veraz que utilizar programas de cómputo para modificar una voz grabada y hacerla parecer como no lo es en realidad ¿no lo crees?.

 

2 responses to “¿Cómo se mide con tecnología la calidad de voz en el canto?”

  1. Anna M Ollet dice:

    Buenas tardes,

    Me dedico a la docencia del canto. Estoy muy interesada en aplicar la tecnología a la pedagogía dle canto. Agradecería muchísimo bibliografía y toda la información posible al respecto.

    Muchas gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *