Cantar en diferentes estilos musicales

El conocimiento científico para ponderar tu voz.

Cantar en diferentes estilos musicales

Esta entrada trata acerca de la metodología que utiliza la profesora de canto Lisa Popeil para enseñar a sus alumnos a cantar cualquier estilo musical “no-clásico”, como teatro musical, operetta, rock, R&B, jazz, gospel, country, mariachi o pop.

A finales del mes de enero pasado (2018), tuve la oportunidad de estar en algunas clases magistrales con Lisa Popeil de California, Estados Unidos, en el marco del Congreso Anual de Maestros de Canto de México. Ella posee un método propio para enseñar a sus alumnos a cantar, se llama Voiceworks®, y está fundamentado en la técnica de “belting”. A continuación te platico lo que a mi modo de ver, es lo más relevante y científicamente impactante de su método.

1. Sentir las cuerdas vocales. En inglés se llaman “vocal folds”, es decir, pliegues vocales, y es una forma más correcta de llamarlos por su apariencia física que cuerdas, pues en la vida real no son cuerdas, sino pliegues. Sin embargo, por lo que platicó Lisa Popeil, esos pliegues sí actúan como cuerdas, pues tienen diferentes formas de vibración a lo largo y ancho de ellas. Quién pudiera sentirlas y accionarlas voluntariamente para cantar!! Pues Popeil opina que sí se puede, que tú puedes sentir y accionar tus pliegues vocales. Claro, ella tiene una gran ventaja, los ha visto funcionando a través de endoscopia.* Así es como ha podido ver el funcionamiento de sus pliegues vocales, experimentar con ello y aprender a controlarlos voluntariamente. Sin embargo, Popeil afirma que  cualquier cantante puede aprender a dominar sus diferentes registros de la voz por medio de sus sensaciones en las cuerdas vocales.

2. La posición de la laringe y faringe. Popeil menciona que existen 5 posiciones diferentes que puede tomar la laringe de acuerdo a su altura, y tres posiciones diferentes de la faringe de acuerdo a su anchura o constricción. Las diferentes combinaciones de estas posiciones determinan las características de resonancia y del timbre de la voz.

3. El soporte correcto de la voz. Al igual que en otros métodos que he podido observar (como el de J. Chapman, difundido aquí en México por el Mtro. C. Aransay), Popeil utiliza “puntos” distinguidos en el abdomen para indicar si el soporte es el correcto para el uso de la voz. En el abdomen bajo, el movimiento muscular va hacia abajo y adentro, mientras que hay un punto debajo del esternón que debe “saltar” mientras se produce la voz.

4. La forma de la boca. Cuando está bien establecido el soporte vocal (por supuesto, con una postura corporal correcta con la espalda amplia y la cabeza erguida sin estar agachado o mirando arriba, sino al frente), y tus cuerdas vocales están preparadas para cantar en tu voz de pecho -no importa si cantas en registro grave y/o agudo-, lo único que falta para dar forma a tu estilo musical no-clásico, es el “shape”, que es como se llama a la forma que adquiere la boca, y se refiere tanto a la sonrisa interna que es la ampliación del interior de la boca, como a la externa, es decir, la forma de los labios.

5. Técnica, dedicación y experiencia. Por último, y no menos importante, Popeil destacó la importancia que tiene el saber qué está pasando en tu cuerpo al cantar, lo que requiere observación, análisis y experimentación. Y no puedo estar más de acuerdo con sus palabras al decir que …”lograr la excelencia en cualquier estilo musical, se logra no sólo por el talento, sino por el conocimiento.”

A continuación algunas características que presentan distintos estilos musicales:

Por supuesto, esos son sólo algunos rasgos importantes de la metodología propia de Lisa Popeil, la cual es muy completa y abarca hasta el uso de efectos vocales, uso del micrófono y manejo de emociones; lo cual no trataré en esta ocasión. Pero espero haber podido brindarte un panorama general y te sirva para aplicar algunos conceptos en tu interpretación del canto.

 * Dato curioso: Estando algunos compañeros presentes, y yo, Lisa nos platicó cómo hace en sus sesiones de endoscopia: “te plantas firmemente en el piso, poniendo un pie delante, respiras profundo y vocalizas /i/, mientras ahuecas la lengua y metes un dedo meñique a tu boca, alargas diciendo “iiiiiiiiiii” mientras pasa la cámara digital a través de tu boca hasta llegar arriba de la laringe”. ¿Por qué por la boca y no por la nariz? Popeil explica que entrando por la nariz, la cámara se topa con pliegues falsos que no permiten una buena visibilidad, por lo que es mejor hacerlo por la boca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *